ICE SE PLANTEA MONITOREAR REDES SOCIALES DE EXTRANJEROS CON VISA Y SOLICITANTES

movil

ESTADOS UNIDOS. | Los esfuerzos por activar el monitoreo de redes sociales de los extranjeros que ya poseen visa o los nuevo solicitantes del beneficio migratorio no se detiene por parte del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

En los últimos días, autoridades de la entidad se reunieron con representantes de compañías tecnológicas, incluyendo a Microsoft, a fin de hacer consultas para desarrollar algoritmos para seguir la actividad en redes sociales de quienes tienen visas.

 

La idea principal que busca el ICE es la creación de algoritmos que les permitan detectar posibles amenazas por parte de quienes tienen visas en EE.UU. y vigilar mediante las redes sociales a aquellos que se califiquen como de alto riesgo.

El anuncio inicial de estos planes durante este verano, visto como parte esencial del ‘veto extremo’ a visitantes de países musulmanes que ha propuesto el presidente Donald Trump, ha generado controversia pública entre los defensores de los inmigrantes y los derechos civiles. De acuerdo a estos últimos, un plan de este tipo discriminará contra visitantes musulmanes y potencialmente pondrá a números importantes de individuos bajo vigilancia.

Aunque posteriormente se combió el nombre a ‘Veto de Visas por Ciclo de Vida’ (‘Visa Lifecycle Vetting’), la idea principal se mantiene, que es aumentar el monitoreo mediante redes sociales de quienes tienen visas.

“Tenemos millones y millones y millones de personas viniendo cada año y subsecuentemente yéndose, así que debemos ser inteligentes al respecto”, dijo Louis Rodi, vicedirector asistente del Programa de Seguridad Nacional de ICE.

 

Para este grupo objetivo de personas que tienen visas, el monitoreo en línea de ICE sobre sus publicaciones en redes sociales será a larga escala y continuo. “Todo lo que estamos manejando es al por mayor, así que necesitamos capacidades de filtro a nivel de lote para cualquier proceso que tengamos”, dijo Rodi.

El programa requerirá la aprobación de numerosas unidades del DHS antes de ser implementado, incluyendo la Oficina de Privacidad y el Asesor Legal Principal, de acuerdo a una autoridad federal que habló con la condición de mantener su anonimato.