EE.UU ABANDONÓ PACTO DE LA ONU SOBRE INMIGRACIÓN Y REFUGIADOS POR SER “INCOMPATIBLES” CON NUEVAS POLÍTICAS

ONU

ESTADOS UNIDOS. En nuevo desplante internacional el gobierno del presidente Donald Trump no forma más del tratado que aborda cuestiones como la seguridad, la dignidad, los derechos humanos y las libertades fundamentales de los migrantes, y que de acuerdo a las nuevas disposiciones migratarias, el gobierno considera que solo ellos pueden decidir “cómo controlar nuestras fronteras y a quién se permite la entrada en nuestro país”.

El gobierno estadounidense anunció su retiro del acuerdo de la ONU sobre migración y refugiados a través de un comunicado de la misión ante el organismo mundial alegando que el gobierno del presidente Donald Trump lo considera “incompatible” con sus políticas para frenar la inmigración indocumentada.

 

El acuerdo fue firmado por unanimidad en 2016 bajo la Declaración de Nueva York con el propósito de mejorar la protección y gestión de los movimientos de migrantes y refugiados. Pero mucho ha cambiado en un año en materia de inmigración.

La delegación estadounidense encabezada por la embajadora Nikki Haley señala que este acuerdo “abarca muchas disposiciones que son incompatibles con las políticas estadounidenses de inmigración y refugiados y con los principios de la administración Trump en materia de inmigración. En consecuencia, el presidente Trump decidió detener la participación de Estados Unidos en la preparación del pacto que apunta a obtener un consenso en la ONU en 2018”.

Haley defendió el “liderazgo” de Estados Unidos “en el apoyo a poblaciones de emigrantes y refugiados en todo el mundo”, pero “nuestras decisiones sobre las políticas de inmigración deben siempre ser tomadas por los estadounidenses y solo por los estadounidenses”.

“Nosotros decidiremos la mejor forma de controlar nuestras fronteras y quién será autorizado a entrar en nuestro país”, remarcó.

El acuerdo de Nueva York fue apoyado por Obama en 2016. En él se busca proteger a los migrantes y refugiados en un momento de “movilidad humana sin precedentes”. El sufrimiento extremo que experimentan a menudo los migrantes exige, según plantea la ONU y los 193 miembros que votaron a favor de la disposición, enfoques y soluciones globales.

 

Por eso el acuerdo, que previsiblemente será aprobado en 2018 en asamblea, plantea compromisos como proteger los derechos humanos de todos los migrantes y refugiados independientemente de su estatus, asegurar que los niños migrantes reciban educación en los meses próximos a su llegada. También busca terminar con la práctica de detener niños para comprobar su estatus migratorio y condena la xenofobia. Además, la ONU ayudaría a los países a acoger mayor número de refugiados y dará asistencia a los países más afectados por la llegada de migrantes.

La retirada de Estados Unidos del proyecto de pacto sobre migración ocurre cuando nueve países europeos y africanos, la ONU, la Unión Europea y la Unión africana acaban de decidir emprender “en los próximos días o semanas acciones urgentes de evacuación” de migrantes que son víctimas de traficantes en Libia. / Con información de Univisión Noticias