UNA PESADILLA LLAMADA “BULLYING” LE ROBÓ LA EXISTENCIA, SÓLO TENÍA 13 AÑOS

BULLYNG

LOS ÁNGELES. “Soy fea y perdedora”, decía la nota que dejó Rosalie Ávila, una niña de 13 años, que tenía muchos sueños por delante, pero que era víctima de bullying escolar, según comentaron sus padres, luego de encontrarla colgada del cuello a una zoga en un intento de suicidio.

La pequeña fue encontrada con su padres el pasado martes y fue trasladada aún con vida a un centro médico, donde el viernes la declararon con muerte cerebral.

 

Rosalie fue desconecta el pasado lunes y sus organos fueron donados. “Mi hija fue víctima de bullying”, describió su madres en una página web con el fin de recaudar fondos para pagar por el funeral y los gastos médicos. “Era una persona bella por dentro y fuera, era una gran artista, muy adorable y amada”, prosiguió.

La niña era estudiante de octavo grano en una escuela pública en Calimesa (114 km al este de Los Ángeles), se ahorcó en su cuarto después de dejar una nota de despedida para sus padres: “discúlpenme, papá y mamá. Los amo”, seguido por: “disculpa mamá, que me vas a encontrar así”, leyó su padre, Freddie Ávila, citado por el sitio CBS.

Los padres señalaron que la joven, que soñaba con ser abogada, era agredida en redes sociales, además de la escuela: ese día antes de intentar quitarse la vida, se burlaron de sus frenos en la boca.

“Lo mantuvo para sí”, indicó el padre, citado por NBC. “Por dentro la hacía pedazos que se burlaran de ella siempre”.

Datos estadísticos revelan que un total de 5 mil 900 muchachos, entre 10 y 24 años, se quitaron la vida en Estados Unidos en 2015, según cifras oficiales.

 

El distrito educativo de Yucaipa-Calimesa, al que pertenecía la escuela de educación media de Ávila, lamentó la muerte de su estudiante en un comunicado, y también se realizaron vigilias.

“Estamos comprometidos a mantener una cultura positiva e inclusiva que permita a nuestros estudiantes crecer académica y socialmente”, señaló el texto.