UNA JOVEN LLEGÓ A CONFERSAR SUS PECADOS, PERO ESTE SACERDOTE TENÍA AL DEMONIO METIDO

CU.jpg

TEXAS, ESTADOS UNIDOS. | Durante la Semana Santa de 1960 una joven de 25 años se acercó a su parroquia para confesarse y vivir el Triduo Pascual a plenitud; sin embargo, nadie supo de ella hasta cinco días después cuando fue localizada sin vida en un pequeño canal en la localidad de McAllen, Texas.

Desde ese momento las sospecha recayeron en John Bernard Feit, un joven sacerdote que había llegado a la iglesia del Sagrado Corazón de manera temporal y con quien la joven se habría confesado por última vez.

Pese a los fuertes indicios de su culpabilidad, las autoridades no pudieron comprobar la participación de Feit en el crimen de Irene Garza, una maestra de niños en una escuela especial y que era asidua participante en concursos de belleza locales.

El tiempo pasó y ante los señalamientos sobre el joven sacerdote fue trasladado a otra diócesis; sin embargo, en 1974 Feit dejó el sacerdocio y se mudó al estado de Arizona donde formó una familia.

El reporte de la autopsia de Garza detalla que la joven mujer fue violada mientras estaba en estado comatoso y murió asfixiada.

El exsacerdote fue detenido en Phoenix, Arizona, en febrero de 2016, luego que un fiscal ordenó reabrir el caso de la muerte de Garza.

El nuevo juicio de Feit inició la semana anterior y luego de finalizar al jurado sólo le tomó seis horas deliberar para tener listo un veredicto: culpable y fue condenado a cadena perpetua.

La Fiscalía había pedido en primera instancia una pena de 57 años de prisión, uno por cada año que pasó en libertad, para el hombre que ahora tiene 84 años, mientras que la defensa solicitó que el hombre cumpliera su sentencia en arresto domiciliar debido a su avanzada edad y su estado de salud.