VIOLADOR Y ASESINO CONFESO BURLÓ LA MUERTE, AHORA VIVIRÁ EN LIBERTAD

VIOLADOR

VIRGINIA, ESTADOS UNIDOS. | Luego de haber pasado 38 años en prisión por violar y estrangular a una adolescente y posteriormente acuchillar la madre de la menor hasta causarle la muerte, en 1979, Joseph Giarratano saldrá en libertad en los próximos días, pese a que había sido sentenciado a la silla eléctrica y una cadena perpetua.

Por el doble crimen, Giarratano pasó 12 años en el corredor de la muerte; sin embargo, horas antes de que se cumpliera su sentencia fue perdonado el gobernador de Virginia, el demócrata Lawrence Douglas Wilder el gobernador. La condición para el perdón era no someterse a un nuevo juicio sino que debía aceptar la pena que se impusiera. Se decidió que debía purgar una cadena perpetua.

El hombre confesó en cinco ocasiones que fue el responsable de ambos crímenes, pero cada versión fue diferente y la policía nunca encontró una prueba que comprobara su culpabilidad, solo bastó su confesión.

El 4 de febrero de 1979, Giarratano tenía 21 años, trabajaba como pescador tras dejar la escuela sin graduarse, y vivía en Norfolk (Virginia) con Toni Kline, de 44 años, y su hija Michelle, de 15. Era drogadicto y alcohólico desde los 10 años. Ese día se despertó tras desmayarse debido al consumo de estupefacientes y encontró el cadáver de ambas mujeres. Dio por hecho que las había asesinado, según dijo, y huyó a Florida, aunque terminó por entregarse a la policía. Intentó suicidarse dos veces. Pidió que le condenaran a muerte: eso sí lo consiguió.

En la escena del crimen se generó mucha confusión ya que la sangre y el resto de fluidos hallados correspondían a otra persona, y las cuchilladas pareció darlas un diestro, cuando él era zurdo.

La nueva condena impuesta establecía una posibilidad de libertad bajo fianza a los 25 años. Eso fue en 1981. Su tiempo se ha cumplido. Ahora tiene 59 años y ha pasado 38 en prisión.

Cuando entró en prisión, Giarratano era un joven drogadicto y suicida, que había sido golpeado por su madre; conoció a su padre en prisión, cuando fue condenado con 17 años por robar un coche para escapar de un reformatorio. En la cárcel estudió leyes. Defendió a un compañero condenado a muerte, que logró su absolución. Está limpio de alcohol y drogas. Pudo obtener la condicional desde 2004, y desde 2004 se le negó. Hasta el mes pasado, según informa el diario Richmond Times-Dispatch. / Con información de Telemundo Noticias