FUNCIONARIO DE LA CASA BLANCA SE OLVIDÓ DE SU ORIGEN Y PONE CONTRA LAS CUERDAS A LOS INMIGRANTES

L

WASHINGTON, ESTADOS UNIDOS. | El gobierno del presidente Donald Trump sigue defendiendo el cambio de las normas migratorias para reducir la llegada de inmigrantes con baja cualificación profesional o educativa, y ha vuelto a relacionar a los extranjeros llegados a este país para labrarse un futuro mejor con la amenaza terrorista que sufre Estados Unidos por grupos criminales como el Ejército Islámico (ISIS).

Lo más increíble es conocer que dentro de la Casa Blanca un hijo de madre inmigrante, y cuya esposa también es inmigrante, es el abanderado en esta nueva cruzada. Se trata del director del Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS), Francis Cissna, quien ha defendido esta reforma legal.

Se da la circunstancia de que Cissna es hijo de una peruana que llegó a Estados Unidos hace medio siglo y terminó obteniendo la ciudadanía, y creció hablando español; además, está casado con la hija de una inmigrante de Oriente Medio que también acabó naturalizándose.

El hecho de que Cissna pudiera nacer en Estados Unidos gracias a las leyes de inmigración que permitieron la llegada al país de su madre “no debería ser un obstáculo”, ha explicado hoy, para cambiar esas normas. Y eso es lo que quiere hacer ahora la Casa Blanca, utilizando como viento en sus velas los ataques terroristas del pasado 31 de octubre y el 11 de diciembre en Nueva York.

El autor del ataque del lunes llegó de Bangladesh hace siete años gracias a que su tío lo patrocinó: obtuvo la residencia con un visado F-4 para familiares de ciudadanos estadounidenses. El tío, por su parte, llegó al país gracias a la lotería de diversidad, que otorga 50 mil visados al azar cada año. Reunificación familiar y lotería de diversidad: esos son los dos sistemas que la Casa Blanca quiere eliminar, y que este martes Cissna ha vinculado con el riesgo de atentados terroristas.

Según ha relatado en una conferencia de prensa, cada año Estados Unidos concede aproximadamente un millón de visados, de los que un 72% son de reunificación familiar (según cifras de 2015, ha dicho). Sólo el 6% se basan en ofertas de empleo o inversión financiera, según ha añadido, que son el sistema que la Casa Blanca quiere potenciar en detrimento de la reunificación familiar o la lotería de diversidad. / Con información de Univisión Noticias.