EL ACOSO SEXUAL CONTRA MUJERES NO TIENE BARRERAS, SALMA HAYEK SE UNE A LISTA DE VÍCTIMAS

SALMA

NUEVA YORK, ESTADOS UNIDOS. | En las últimas semanas las acusaciones de acoso sexual o conducta impropia han puesto contra la pared a políticos, periodistas, actores y personajes influyentes de la sociedad estadounidense, quienes han sido señalados por las que fueron sus víctimas, que pese a las presiones rompieron el silencio y denunciaron las agresiones recibidas.

La última en sumarse a esta larga lista es la actriz mexicana Salma Hayeck, quien reveló al diario The New York Times uno de los testimonios más detallados sobre los abusos que dice haber sufrido: amenazas de muerte, desnudos forzados y ataques psicológicos cuando producía el film “Frida”.

La actriz es la más reciente estrella de Hollywood en denunciar por acoso sexual al poderoso productor de cine Harvey Weinstein. Además, la actriz mexicana asegura que el cineasta amenazó con matarla.

En una columna que este miércoles publicó el periódico The New York Times, la azteca asegura que debió decir muchos “no” al productor mientras trabajaron juntos en la producción de la película ‘Frida’, estrenada en 2002. “‘No’ a ducharme con él. ‘No’ a dejar que me vea ducharme. ‘No’ a dejar que me dé un masaje. ‘No’ a dejar que un amigo suyo desnudo me dé un masaje. ‘No’ a permitirle que él me haga sexo oral. ‘No’ a estar desnuda con otra mujer. ‘No, no, no, no, no'”, escribe la artista mexicana en uno de los testimonios más detallados sobre los presuntos abusos de Weinstein.

Hayek asegura que el cineasta amenazó con matarla. Cuenta que en sus “tácticas de persuasión” pasó “de hablarme dulcemente a cuando, en un ataque de furia, dijo las terribles palabras: ‘Te mataré, no creas que no puedo'”.

La actriz dice que haber llegado a trabajar con Weinstein era como un sueño cumplido al principio, pero que luego de los acosos y amenazas se transformó en “su monstruo”. Al no conseguir los favores sexuales, Weinstein comenzó a hostigarla al punto de amenazarla con suspender la filmación, buscar otra actriz principal que no fuera ella, pedirle reescribir el guión y que buscara por sí sola millones de dólares para el presupuesto inicial de la película, entre otras cosas.

Hayek cuenta que conoció a Weinstein por medio de su relación con el director Robert Rodríguez. Ella había trabajado en la historia de Frida y su proyecto estaba con otra productora hasta que surgió la posibilidad de trabajar el largometraje con la compañía ‘Miramax’ propiedad de Weinstein.

“No me importaba el dinero, estaba tan emocionada de trabajar con él (…) En mi ingenuidad, pensé que mi sueño se había hecho realidad. Él había validado los últimos 14 años de mi vida”, relata la actriz sobre sus comienzos con Weinstein.

“Todo lo que sabía de Harvey en ese momento era que tenía un intelecto extraordinario, era un amigo leal y un hombre de familia”, detalla. La mexicana dice que la relación inicial con el productor fue positiva pero que todo cambió cuando comenzaron a sucederse los avances sexuales de Weinstein y ella comenzó a decir no a los avances sexuales. “No creo que Weinstein odiara algo más que la palabra ‘no'”, dice.

A partir de allí comenzaron las amenazas de, entre otras, dejarla a fuera de la película. También los maltratos: “(Weinstein) Afirmó que mi nombre como actriz no era lo suficientemente conocido y que era una incompetente como productora”. Hayek dice que en esos momentos tuvo que recurrir a abogados.

En retrospectiva, la actriz explica que cree que sus vínculos con poderosas figuras de Hollywood tal vez fueron los que la “salvaron” de un abuso aún mayor. “Sabiendo lo que sé ahora, me pregunto si no fue mi amistad con ellos, con Quentin Tarantino y George Clooney, lo que me salvó de ser violada”, dice.

Como la actriz ganó la lucha contra Weinstein, el productor terminó realizando la película Frida, una película que no quería hacer. Hayek asegura que cuando comenzó el rodaje el acoso sexual no siguió, pero la “ira de Weinstein” aumentó, por lo que el día a día en el set era tortuoso.

Las presiones del cineasta por ‘más piel’ en el film llevaron a una escena de sexo que la actriz describe como “sin sentido”.

“Llegué al set el día que debíamos filmar la escena (…) por primera tuve un ataque de nervios: comencé a temblar incontrolablemente, mi respiración se cortaba y lloraba sin parar (…) Como los que me rodeaban no sabían nada de mi historia de Harvey, estaban sorprendidos”, recuerda Hayek. “No era porque estaría desnuda con otra mujer. Era porque estaría desnuda con ella por Harvey Weinstein. Pero no podía decirles eso entonces”.

La película finalmente resultó un éxito de taquilla, y ganó premios internacionales y de la Academia.

En el artículo, Hayek también explica por qué le tomó tanto tiempo hablar públicamente. “Me oculté de la responsabilidad de hablar con la excusa de que había suficientes personas involucradas para arrojar luz sobre mi monstruo. En realidad, estaba tratando de salvarme del desafío de explicarles muchas cosas a mis seres queridos”, dijo. / Con información de Univisión Noticias