MADRE DE VÍCTIMA DE DOBLE CRIMEN ENTABLA MILLONARIA DEMANDA CONTRA ESCUELA

KAYLA

NUEVA YORK, ESTADOS UNIDOS. No haber protegido a su hija, pese a las amenazas que le realizaron algunos compañeros en la escuela donde asistía, junto a otra chica que también fue asesinada, es la razón principal que sustenta la millonaria demanda que interpuso la madre de Kayla Cuevas, contra el distrito escolar de Brentwood.

La apesara mujer, Evelyn Rodríguez, madre de Kayla, asegura que la secundaria ignoró las amenazas que jóvenes pandilleros le hacían a su hija en la escuela. La adolescente de 16 años apareció muerta junto a su amiga Nisa Mickens, de 15, en septiembre de 2016.Unos meses antes de morir, Kayla Cuevas había tenido altercados con miembros de la Mara Salvatrucha (MS-13) en Long Island, una zona de Nueva York que ha recibido el violento golpe de esta pandilla. El 13 de septiembre de 2016, la joven de 16 años y su amiga Nisa Mickens, de 15, fueron emboscadas y asesinadas brutalmente en una calle.

Una semana antes de su homicidio, Kayla y otras amistades tuvieron una pelea con miembros de la MS-13 en su escuela, la Brentwood High School, según la fiscalía del Distrito Este de Nueva York. Los pandilleros “juraron vengarse de (Kayla) Cuevas”, detalla la fiscalía.

Ahora, la madre de Kayla, Evelyn Rodríguez, demandó al distrito escolar de Brentwood, al asegurar que la secundaria no protegió a su hija e ignoró las amenazas de los pandilleros que acostumbraban merodear la escuela.

La demanda por 110 millones de dólares, interpuesta en una corte federal, afirma (según el New York Daily News) que los oficiales del distrito “se negaron a tomar acción para rectificar el problema de bullying” en el plantel.

“La escuela debe hacerse responsable por lo que no le proveyeron a mi hija, por ignorar la amenaza. ¿Qué ocurrió? La asesinaron”, denuncia Rodríguez en una entrevista este martes con Univision Noticias.

“Ellos no le dieron seguridad ni recursos a mi hija. Esto no se trata del dinero sino de asegurarnos de que el distrito escolar asuma responsabilidad y se asegure que esto nunca vuelva a ocurrir”, explica quien ha dicho que fueron dos años de bullying los que enfrentó su hija, que amaba el baloncesto y aspiraba a ser policía.

La madre de Kayla ha asegurado que su hija estaba “sometida al bullying” de los pandilleros, quienes “la tomaron como blanco y la provocaron” en su propia escuela hasta el día en que la mataron junto a su amiga. Un documento de la fiscalía señala que miembros de la MS-13 las mataron con bates y un machete. / Con información de Univisión Noticias