DECENAS DE MUJERES LO BUSCARON PORQUE QUERÍAN SER MADRES Y ÉL HIZO ALGO INACEPTABLE

ince

INDIANAPOLÍS, ESTADOS UNIDOS. | El deseo de ser madres propició que varias mujeres se pusieran en control médico con Donand Cline, un médico de 79 años, especializado en fertilidad y quien ha sido condenado por inseminar con su propio semen a decenas de sus pacientes.

El médico ya retirado de Indianapolis, se ha declarado culpable de obstrucción a la justicia, por mentir a los investigadores, pero la sentencia ha sido suspendida, por lo que no tendrá que ingresar en prisión.

 

No pesan otros cargos en su contra porque la ley de Indiana no prohíbe expresamente a los médicos de clínicas de fertilidad utilizar su propio esperma.

Varias personas que aseguran ser hijos suyos presentaron una queja ante la Fiscalía General de Indiana en 2014, sospechando lo que el doctor había hecho.

Cline, que se retiró en 2009, negó las acusaciones, pero las pruebas de paternidad indicaron que era el padre de al menos dos de los hijos de sus pacientes. Según éstos, pruebas genéticas realizadas por Internet indican que podría ser el padre de al menos otras 20 personas.

Cuando fue acusado, el médico le dijo a seis de esas personas que había donado su esperma medio centenar de veces desde los años 70, según la Fiscalía. Sin embargo, a sus pacientes les había dicho que estaban recibiendo esperma de médicos, dentistas o estudiantes de medicina de la zona, y que ningún donante sería usado más de tres veces.

Cline no es el primer médico enfrentado a estas acusaciones: Cecil Jacobson podría haber sido padre de hasta 70 hijos entre 1976 y 1998 en Vienna, Virginia, usando su esperma sin avisar de ello a sus pacientes. / Con información de Telemundo Noticias