MESEROS HISPANOS ALARMADOS POR LA POSIBILIDAD DE COMPARTIR SUS PROPINAS

10

El gobierno de Trump propone que repartan sus propinas con cocineros, lavaplatos y otros empleados. La medida solo afectaría a los restaurantes que paguen el salario mínimo federal, pero aún así estos trabajadores la rechazan.

Los restaurantes pronto podrían obligar a sus meseros a compartir las propinas con los demás trabajadores, como lavaplatos y cocineros. La propuesta del gobierno de Donald Trump, que todavía no se ha aprobado definitivamente, solo afectaría a los restaurantes donde los trabajadores cobren el salario mínimo federal (7.25 dólares la hora) y no dependan de las propinas para alcanzarlo. Según el gobierno, se trata de una forma de premiar a los empleados que contribuyen a la experiencia de los clientes, pero que no reciben propinas.

La noticia ha sido recibida con gran preocupación por muchos meseros hispanos. Más de 250 trabajadores de restaurantes hablaron del posible impacto que esta medida podría tener en sus vidas. Aunque no sean potenciales afectados, su respuesta es unánime: no quieren compartir sus propinas, de las que dicen depender “completamente” para sobrevivir.

Sienten que trabajan en una situación de incertidumbre, que sus ingresos dependen de la suerte y de la generosidad de los clientes y creen que su situación podría empeorar con esta norma. Algunos ya comparten sus ‘tips’ con los lavaplatos, los ‘bartenders’ y los ‘busboy’ (encargados de limpiar las mesas). Unos solo ganan 2.13 por hora (el mínimo permitido en Alabama, Georgia, Indiana, Kansas, Kentucky, Louisiana, Mississippi, Nebraska, Nueva Jersey, Nuevo México, Puerto Rico, Carolina del Sur, Tennessee, Texas, Utah, Virginia y Wyoming) y sobreviven gracias a propinas. Otros temen que la norma dé paso a abusos por parte de los propietarios de los restaurantes.