MILLARES DE CASOS DE ABUSO SEXUAL TIENEN SUMERGIDA A UNA NACIÓN EN LA TRAGEDIA

PEDE

AUSTRALIA. | El resultado de la investigación impulsada por una comisión especial, que en un lapso de cinco años ha estado desentramando el complicado hilo de las miles de denuncias de violaciones y abusos a menores, es considerado como una tragedia nacional en Australia.

Casos de pederastia contra menores de entre 10 y 14 años que vivían en instituciones publicas, y religiosas. Orfanatos y residencias religiosas para pequeños sin hogar, que sufrieron abusos sexuales mientras estaban a cargo de instituciones oficiales Australianas.

 

La cifra real, nunca se conocerá porque muchos han fallecido, otros han preferido no dar la cara, ahora 40 o 50 años después, ante esta comisión especial creada para investigar los casos.

El resultado de la investigación, según Peter McClellan, que ha presentado un informe de 17 tomos al gobernador general de Australia, Peter Cosgrove, quien será el encargado de entregarlo al gobierno. Cinco años con entrevistas a mas de 80 mil victimas de abusos cometidos en 4 mil establecimiento desde la década de los años 20.

Las cifras recogidas en ese informe dicen que mas de la mitad de las casi 7 mil víctimas documentadas tenían entre 10 y 14 años cuando sufrieron los abusos y que duraron un promedio de dos años. En el 90% de los casos quien abusaba era un hombre, pero las víctimas eran niños y niñas un 64.4% de los abusados eran niños y un tercio de ellos sufrieron abusos de varios individuos, no de uno solo.

Este informe, fue entregado este año también a la Iglesia Católica que en Australia cuenta con una importante presencia, y en el resumen recoge que mas de la mitad de las denuncias presentadas fueron por abusos cometidos en el seno de la iglesia, por parte de sacerdotes entre 1980 y 2015, hasta hace apenas dos años. De ese informe, resultó que el cardenal australiano George Pell, actual responsable de finanzas del Vaticano, testificó como testigo hasta que fue acusado el mismo de pederastia, caso que aun se esta investigando.

 

Además de realizar este trágico informe, la comisión presenta medidas, pidiendo a la conferencia de Obispos de Australia que solicite al Vaticano una revisión para que el celibato deje de ser obligatorio. El abuso contra menores un crimen. Y el secreto de confesión no tenga vigencia en casos de pederastia.

Entre las recomendaciones se incluye la aplicación de leyes que penalicen la no protección a un menor del riesgo de abusos sexuales en una institución y prevenir este tipo de delitos. La Iglesia Australiana ha defendido el secreto de confesión, pero ha dicho que va a presentar las propuestas a la comisión del Vaticano.