¿EXISTE VIDA FUERA DE LA TIERRA? ESTO CREE UN EXFUNCIONARIO DEL PENTÁGONO

003

WASHINGTON, DC. | Durante cinco años, el Pentágono se gastó veintidós millones de dólares en un programa secreto que investigaba las amenazas planteadas por posibles objetos voladores no identificados, también conocidos como ovnis, según admitió el sábado el propio Departamento de Defensa.

Sin embargo, en las últimas hroas salió a la luz un archivo difundido por el Pentágono y grabado cuando el programa estaba activo que muestra algo que no pudieron identificar.

 

El denominado como Programa de Identificación Avanzada de Amenazas Aeroespaciales (The Advanced Aerospace Threat Identification Program, en inglés) fue creado como parte de la Agencia de Inteligencia de Defensa en 2007 por petición del senador de Nevada, Harry Reid. En el año 2012 se le cortó la financiación, aunque continuó operando bajo el liderazgo de Luis Elizondo, un oficial de inteligencia militar.

Aun cuando, según los datos revelados parece que no dio resultados, sí ocurrió un episodio en 2004 que nunca fue explicado: dos cazas F/A-18 Super Hornet fueron enviados a una zona de la costa de Princeton para investigar una serie de “aviones misteriosos” cuando detectaron ovnis que aparecían de la nada a miles de metros de altura, cayendo en picado hacia el mar para luego flotar sobre los radares.

Estos supuestos ovnis se elevaron y descendieron por debajo del alcance del radar táctico SPY-1 de Princeton, que entonces era el más sofisticado y poderoso del planeta. Ambos pilotos volaron tan cerca de la ubicación del “extraño” que sus señales de radar no podían separarse del objeto desconocido.

Un ex funcionario del Pentágono que encabezó un programa secreto de investigación sobre OVNIS, cree que hay “pruebas muy convincentes” de que existe vida inteligente fuera de nuestro planeta.

“Mi creencia personal es que hay pruebas muy convincentes de que puede que no estemos solos”, dijo Luis Elizondo en una entrevista con CNN.

“Había algún tipo de aeronave blanquecina flotando que tenía alrededor de 12 metros de largo y forma ovalada. La nave estaba moviéndose de forma errática, sin moverse en una dirección específica”, ha explicado uno de los dos pilotos, el comandante David Fravor.

El Pentágono entregó la mayor parte de los 22 millones durante los primeros años a una empresa aeroespacial propiedad de Robert Bigelow, un empresario multimillonario “absolutamente convencido” de que existen alienígenas y quien consiguió que el senador Reid se interesara en los ovnis y los extraterrestres.