EL TEMOR A LA MIGRA MANTIENE ALEJADA A UNA MADRE DE SU HIJA

020

GEORGIA, ESTADOS UNIDOS. | Horas de angustia vive una madre, de origen mexicano, tras haber sido separada de su hija por parte de autoridades del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, ICE .

 

La niña de cinco años de edad fue detenida por agentes de ICE cuando intentaba cruzar la frontera y la internaron en un centro de reunificación familiar.

De acuerdo con Jackeline Ramírez, originaria de Guerrero (México) y residente en Georgia, la pesadilla comenzó este mes de diciembre cuando la esposa de su primo, una ciudadana estadounidense, se ofreció a cruzar la frontera para buscar a su pequeña hija en México y traerla a Estados Unidos.

 

“Llegué hace un año y medio a Estados Unidos. Me fui primero a Florida con el papá de mi niña, pero por lo del huracán Irma nos mudamos nosotros para acá. Perdí todo, mi esposo se quedó sin trabajo. Y tuvimos que vernirnos para acá”, relató la mujer vía telefónica a MundoHispánico.

En esa estadía, y entre la tristeza que sentía Ramírez, la esposa de su primo se ofreció a ir a buscar a su hija, quien estaba bajo el cuidado de sus abuelos en Guerrero, el pasado sábado 8 de diciembre.

“Ella me veía y me decía: ¿qué tienes? ¿qué te pasa, Jackeline? Entonces yo le explicaba que era por estar lejos de mi hija. Un día me dijo: “yo voy a ir Jackie. Yo te voy a buscar a tu hija. Acá le vamos a poner un arbolito de Navidad a tu hija…”. Ella quería hacer una buena causa pues…”, explicó Ramírez. Fue entonces cuando planificaron el viaje.

“La esposa del primo se fue en su auto hasta Laredo y luego cruzó en taxi hasta Nuevo Laredo. Ahí la estaban esperando mis papás con la niña en un hotel”, detalló la mujer. Sin embargo, los problemas vinieron después, cuando la prima política intentó cruzar la frontera en taxi.

La dejaron pasar el primer puente y los agentes de la frontera le dijeron: “bienvenida a su país”. “La niña venía dormida pues ya era tarde. Ella me llamó de nuevo y me dijo: ya voy en el taxi. Eran como las 7:30 de la noche acá”, agregó.

Pasaron las horas y no fue como hasta la 1:30 de la madrugada que Ramírez recibió otra llamada. Pero en esta caso, era un agente de Inmigración.

 

“Señora, tenemos a su hija. Su hija trató de pasar la frontera de ilegal”, narró Ramírez sobre lo que le dijo el agente. “Yo sentí que se me vino un balde de agua fría encima. Me puse un poco mal. Me quedé muda. Mi niña, tú no, pensé…”, añadió.

Ramírez dijo que los agentes de Inmigración le pidieron que fuera a buscar a la niña, si estaba cerca de la frontera, y le informaron que la mujer que la traía había sido detenida.

La mexicana entonces le preguntó a los agentes de Inmigración qué sucedería con la pequeña, a lo que le contestaron que “la niña sería trasladada posteriormente a un centro de reunificación familiar”. Fue hasta que una trabajadora social le informó que la pequeña ya estaba de camino al centro de reunificación familiar, ubicado en San Antonio, Texas.

 

Pero para la mujer, se trata de una situación que le provoca miedo. “Tengo temor a que me agarren porque yo soy la que sostengo a mi familia y a mis padres. Tengo un niño chiquito y también quiero que el estudie acá porque mi bebé nació aquí”, sostuvo.

Hoy, y tras varias semanas sin poder dormir, Ramírez está tratando de hacer todo lo posible por recuperar a su pequeña. Pero las llamadas a los abogados, a organizaciones y a su Consulado no son suficientes para ella. / Con información de Al Dia Media