LA MAGÍA DE CONVERTIR $20 DÓLARES EN $400 MIL CON UNA BUENA ACCIÓN

0h

ESTADOS UNIDOS. | Todo comenzó el pasado mes de octubre, cuando McClure, de 27 años, se quedó sin gasolina en medio de la noche. Era la primera vez que le sucedía y McClure estaba muy asustada, con el corazón latiéndole fuerte, cuando salió del carro para caminar hacia la estación de servicio más cercana. Entonces se cruzó con Bobbitt, un vagabundo que vivía debajo de un puente de la autopista 95 junto con otros homeless. Bobbitt le pidió que volviese al vehículo y cerrase las puertas. Un rato después, volvió con una lata de combustible. Para conseguirlo, empleó los últimos 20 dólares que le quedaban.

 

McClure, que irónicamente trabaja en el Departamento de Transportes de Nueva Jersey, no llevaba dinero en efectivo para pagar a Bobbitt, pero prometió volver y saldar la deuda. Él le creyó, y un acto de generosidad llevó a otro. De hecho, la joven quedó tan conmovida que inició una campaña de recogida de fondos para ayudarle a salir de la calle a través de GoFundMe. “Cuando iniciamos esto, no sabíamos quién era Johnny, ni si era una buena persona”, dijo. “Pero eso no importaba. Me importaba esa experiencia que tuve con él, cuando me ayudó. Eso era todo lo que necesitaba”.

 

Su propósito inicial era recaudar $10 mil dólares, lo suficiente para pagar un par de meses de alquiler, un carro y ayudarle a sobrevivir durante un tiempo. Pero en poco más de cuatro semanas, y con la ayuda de su novio, Mark D´Amico, la joven ha conseguido recaudar más de $400 mil dólares. Lo han hecho posible las pequeñas donaciones de más de $14 mil personas impresionadas con una historia que enseguida se hizo viral y alcanzó a medios de todo el mundo.

Natural de Carolina del Norte, según su página de Facebook, Bobbitt es una persona muy generosa, asegura McClure. Tras su primer encuentro, ambos se hicieron amigos. Ella volvió a visitarle a menudo para ofrecerle pequeños donativos que el homeless no dudó en compartir con otros amigos que, como él, vivían en la calle.

Bobbitt, de 34 años, está valorando cómo rehacer su vida tras esta segunda oportunidad, según dijo en declaraciones al programa Good Morning America. El veterano, que además es paramédico, sufría de depresión. Esto le creó adicción a las drogas y problemas económicos que lo dejaron en la calle.

 

Ahora desea donar parte de los fondos que ha recibido a organizaciones de ayuda humanitaria y otros veteranos sin techo. “Todo el mundo se enfrenta a algún tipo de problema, así que si puedo tocar sus vidas, de la misma manera que tocaron la mía, eso es un sentimiento maravilloso”, señaló.

Por lo pronto, Bobbitt se ha comprado una casa, un carro y planea adoptar un perro. “Estoy increíblemente agradecido por la atención y el amor que he recibido hasta ahora”, escribió. “Nunca seré capaz de expresar con palabras cómo me siento y todas las emociones que he tenido tras esta experiencia”. / Fuente Univisión Noticias