¿POR QUÉ A LOS RESIDENTES DE ESTE PAÍS NO LES ATERRA TANTO EL TEMA DE LAS DEPORTACIONES?

00aa

WASHINGTON, DC. | Mucho se habla de las posibles deportaciones de mexicanos, hondureños, haitianos o de la posibilidad de que el Congreso de EEUU no ofrezca una solución migratoria a los dreamers. Pero hay una comunidad archiconocida para los estadounidenses que pocos asocian con la deportación. Se trata de los cubanos.

Aunque la Ley de Ajuste Cubano ha facilitado por más de cincuenta años los trámites para la gente de la isla que quiere quedarse a vivir en suelo norteamericano, más de 37,000 cubanos en EEUU tienen orden de deportación.

“Se trata en su mayoría de personas con algún registro criminal”, explica la abogada especialista en inmigración, Grisel Ibarra.

En la oficina de inmigración de Miramar, al sur de Florida, tienen que presentarse todos los días decenas de cubanos con historia criminal.

Bajo el sol, en el área del estacionamiento esperan en promedio 4 horas para ser atendidos por un funcionario que certifique en un papel que cumplieron con su régimen de presentación.

 

Rolando Suárez es uno de ellos. Tiene 62 años y es originario de Matanzas, Cuba. Llegó a EEUU en 1981 y siete años después cometió un delito que lo envió a la cárcel, complicó su hoja de vida y no le permitió formalizar su situación migratoria.

A Suárez le toca ir allí una vez al año, y lleva más de 25 con esta rutina. Aunque sabe que su orden de deportación está vigente, asegura que no tiene miedo.

“No me preocupa, no nos van a deportar, eso es campaña política. Para que haya una deportación masiva, hace falta un cambio en el gobierno de Cuba”, asegura.

El abogado especialista en inmigración Santiago Alpizar explica que entre Cuba y EEUU no hay un convenio para hacer efectiva la deportación, lo que dificulta una deportación masiva de cubanos.

 

Sin embargo, Alpizar dice que quienes tienen esa orden no deberían estar tranquilos. “Eso no quiere decir que en casos individuales, los gobiernos de Cuba y EEUU no puedan ponerse de acuerdo para hacerlo”, enfatiza.

De hecho, según el informe de deportaciones publicado por la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), 160 cubanos fueron deportados en 2017, una cifra 150% más alta que el año anterior, cuando EEUU deportó a 64 cubanos.

Suárez reconoce que no ve muy posible que lo envíen de regreso a Cuba porque ya lleva 37 años en EEUU, y dice que el gobierno de Raúl Castro no lo aceptaría.

 

“Como Cuba no respeta los Derechos Humanos, y hay constancia de que ha roto los convenios internacionales contra la tortura, se hace dificultoso enviar masivamente a cubanos de vuelta a la isla”, explica Alpizar. / Fuente: Univisión Noticias