EL CONMOVEDOR CASO DE EMANUEL, El NIÑO CON UN GIGANTESCO TUMOR EN LA CARA

Tumor.jpg

Emanuel tiene 14 años y apenas puede ver, tragar o respirar bien.

 

El menor sufre una extraña condición genética que le provocó que un pequeño grano en la nariz se le transformara en un tumor de 4,5 kilogramos. Después de dos años, está a punto de someterse a una complicada operación en Miami para extirpar el quiste.

 

Un tumor del tamaño de una pelota de rubgy le cubre la cara desde hace más dos años y le obstruye el campo visual, las vías nasales y la boca.

Este adolescente cubano, oriundo de la provincia de Villa Clara, en el centro de la isla, tampoco puede ya caminar, porque el peso del quiste (más de 4,5 kilogramos), le impide mantener en equilibrio la cabeza y los médicos temen que, de seguir creciendo, pueda provocarle una fractura fatal de cuello.

 

“Este episodio comenzó cuando Emanuel tenía 12 años. Le salió un granito en la nariz. Yo pensaba que era acné juvenil, pero hizo como un giro de irle desviando el tabique a la izquierda y le fue creciendo y creciendo hasta que se le puso así”, cuenta a BBC Mundo Melvis Vizaino, la madre del menor.

 

Desde entonces, ella y su esposo, Noel Zayas, comenzaron a buscar posibles soluciones médicas en la isla para el problema de su hijo.

 

” Es terrible ver a un hijo deformarse así. Nosotros estábamos desesperados por la impotencia de ver cómo se le estaba poniendo su carita y no poder hacer nada . Recorrimos todos los hospitales de Villa Clara y nada”. Nos fuimos para La Habana, recorrimos todos los hospitales, pero nada”, recuerda Zayas.

Un grupo de misioneros estadounidenses que visitó la iglesia evangélica a la que acude la familia, en la que el padre de Emanuel oficia como pastor, les pidió autorización en 2013 para consultar el caso con especialistas de Estados Unidos.

 

Casi cuatro años después, dieron con el doctor Robert Marx, jefe de cirugía maxilofacial del Sistema de Salud de la Universidad de Miami, que había operado con anterioridad tumores similares.

De hecho, se hizo reconocido en su campo por quitar un quiste de 7 kilogramos a una mujer haitiana y otro de casi 6 a una vietnamita.

Pero hacía más de 10 años que Marx no veía algo así, según contó en entrevista con BBC Mundo.

 

” Es un caso atípico y lleno de riesgos, pero la operación es necesaria . Si el tumor sigue creciendo, puede terminar de obstruirle la boca, que es ahora la única vía de entrada de alimentos y aire para él. También el tumor, por su peso y tamaño, podría provocar una fractura de médula al nivel del cuello”, explica. / Con información de BBC