DESCUBREN QUE PRESO ESTABA VIVO POCO ANTES DE PRACTICARLE LA AUTOPSIA

Preso

Un preso que había sido dado por muerto en una cárcel ubicada en la región de Asturias, en el norte de España, sorprendió a los forenses en una morgue de un hospital luego de que determinaron que tenía signos vitales minutos antes de que le fuera practicada la autopsia.

 

El recluso, Gonzalo Montoya Jiménez, recobró luego la conciencia en una unidad de ciudados intensivos pese a que tres médicos lo habían declarado muerto. Sus familiares incluso habían dicho que el cuerpo ya había sido marcado para la examinación postmortem.

 

Según reportó este lunes el diario La Voz de Asturias citando fuentes de la familia, Montoya fue declarado muerto por un médico y otros dos certificaron la muerte sin ver en detalle el informe, tras lo cual fue trasladado en una bolsa a la morgue.

 

Sus familiares aseguran que el preso sufre de ataques epilépticos y que sospechan que esta condición llevó a la errada certificación de su muerte, por lo que dijeron que demandarán a los reponsables.

Montoya fue localizado “muerto” en su celda tras no presentarse al recuento de reclusos a las 08:00 am del domingo. Desde ese momento hasta que recobró la conciencia en el Hospital Universal Central de Asturias, transcurrieron unas cuatro horas. “Tiene hasta las marcas pintadas en el cuerpo para abrirle”, contó al medio local un familiar.

 

Los forenses se sorprendieron al escuchar ruidos dentro de la bolsa en la que se encontraba Montoya. La Guardia Civil abrió una investigación para determinar lo ocurrido.

 

El preso había sido condenado por el delito de robo de chatarra. Tiene una medicación prescrita para controlar sus ataques epilépticos, aunque los familiares temen que su rutina en prisión pudo haber provocado que no tome la medicina en las horas correctas. / Con información de Noticias Univision.