ENTRARON A UN “STARBUCKS” Y FUERON DETENIDOS POR NO ORDENAR NINGUNA BEBIBA [+VÍDEO]

 

 

Starbucks.jpg

Starbucks se ha disculpado este domingo después de que dos hombres fueran arrestados el jueves en uno de sus establecimientos en Filadelfia, aparentemente por sentarse a esperar a un conocido antes de ordenar una bebida.

Según una testigo, Lauren D’Andrea, que además grabó un vídeo, los dos hombres estaban “tranquilos, ocupándose de sus asuntos”, cuando dos agentes les ordenaron que se fueran. Los hombres, bien vestidos, preguntaron amablemente por qué debían marcharse, y no se les dio otra razón que el hecho de no haber ordenado ninguna bebida, según la testigo.

Ellos replicaron que estaban esperando a un amigo, siempre amablemente, pero finalmente llegaron hasta ocho agentes y se los llevaron arrestados; en ese momento llegó otro hombre que dijo que iba a reunirse con ellos, y preguntó por qué se los llevaban. “Por entrar sin permiso”, le respondieron, según la testigo.

Él replicó que era un lugar público y que estaban esperándole a él, pero los agentes procedieron a esposar a los detenidos.

El hecho de que fueran afroamericanos ha provocado una oleada de denuncias de racismo en las redes sociales. El máximo ejecutivo de la cadena de cafeterías, Kevin Johnson, ha calificado lo ocurrido como “criticable” y “descorazonador”, y ha prometido introducir “cambios necesarios en nuestras prácticas”.

El comisionado de policía de Filadelfia, Richard Ross, ha explicado que empleados del establecimiento llamaron al teléfono de emergencias 911 asegurando que los hombres habían entrado sin permiso al establecimiento. Según esta denuncia, pidieron permiso para usar el cuarto de baño, pero se les negó por no haber consumido nada. Entonces se negaron a marcharse, según ha explicado Ross (que es afroamericano).

Los agentes de policía les pidieron en tres ocasiones que abandonaran el local, pero negaron, tras lo cuál fueron arrestados y esposados. La compañía no presentó cargos, y la Fiscalía decidió dejarlos en libertad por falta de pruebas. Ross defendió la actuación de los agentes: “Si un negocio llama y dice, ‘hay aquí alguien que no queremos que siga aquí’, [los agentes] tienen la obligación legal de llevar a cabo su trabajo, y eso es lo que hicieron”.

El alcalde de Filadelfia, Jim Kenney, aseguró que ha pedido a la Comisión de Relaciones Humanas del Ayuntamiento que examine las políticas de la compañía, incluyendo la formación sobre “prejuicios implícitos” que se da a los empleados. “Me rompe el corazón ver a Filadelfia en los titulares por un incidente que, a menos por lo que sabemos hasta ahora, parece ejemplificar cómo es la discriminación racial en 2018”, ha añadido.

La abogada Lauren Wimmer ha relatado al diario The Philadelphia Inquirer que los hombres, a los que no ha identificado, eran agentes inmobiliarios que iban a reunirse con otro hombre (amigo suyo, dijo) para hablar de negocios.

En los videos publicados en redes sociales se puede obsevar a un hombre (blanco) diciendo efectivamente que iba a reunirse con ellos y calificando el arresto como “ridículo”.

|Con información de Noticias Telemundo